miércoles, 17 de noviembre de 2010

Milagros inesperados

Acabo de descubrir una forma maravillosa para dejar de tardar cuatro horas y media en bañarme: pongo al palo algún temita que odie, y me meto a la ducha.

Sépanlo: Enrique Iglesias les puede solucionar la vida.

4 comentarios:

M dijo...

JAJAJAJAJ es una idea fantástica, pero debo confesar que no tengo tanta tolerancia musical!

Agustina dijo...

JAJAJAJAJA nunca lo intenté. Siempre me critican porque tardo mucho para bañarme. Lo pondré en práctica y te voy a contar si me funcionó.
Besos.

Lola dijo...

y con ustedes... Lola... la conductista.

Lola dijo...

jajjaj q genia!