jueves, 29 de abril de 2010

Mercado de valores

Vaya uno a saber por qué…

Siempre están los que te tratan bien, te cuidan, se acuerdan de tu cumpleaños y hasta te acompañan al dentista. Los que son auténticos caballeros, de gran corazón y dispuestos a blandir su espada en cualquier momento con tal de defenderte.
Pero no. Los chicos buenos no son mi especialidad.

La pinta de reventado garpa. Y cómo!!!


La “Bestia” de mi primer relato califica.
El loco de la moto ni les cuento…
Pero el mejor, por lo menos en esta cuestión, fue mi amado “Wall Street”. Otro también que estaba para partirse, y al que conocí alrededor de los veinte años. Cómo? Chateando en un locutorio.

Él, sentado en la máquina de al lado, había “espiado” mi usuario. Me agregó, lo agregué, y empezamos a chatear como si nada. Cuando salió el típico comentario idiota de “ojalá estuvieras acá, conmigo”, él se sinceró y me escribió “lo estoy”.
Y aunque empezó a describir su atuendo con lujo de detalles para demostrar la veracidad de sus palabras, como buena tarada que soy, no me animé siquiera a girar un poco la cabeza.
Saber finalmente que sí lo tenía a mi lado, más que excitación, me produjo miedo.

Primer pensamiento: y si es el hijo de Jack, el destripador?


Segundo pensamiento: tendrá una navaja en el bolsillo?


Tercer pensamiento: cómo puede ser que esté tan fuerte?


Una vez asumida la realidad, me escribió, sin siquiera mirarme: “te espero en el bar de la esquina”. Se levantó, se puso su sobretodo azul y salió.

Muerta de miedo, decidí enfrentar el desafío.
Con las patitas temblorosas, yo también me levanté, agarré mis apuntes, pagué y me fui. Creo que los treinta metros que me separaban de esa esquina fueron los que más me costaron transitar en toda mi vida sexual.

Efectivamente, me estaba esperando. Y mirarlo fijamente a los ojos fue lo único que necesité para sentirme en mi salsa.
Era todo pulcritud. La camisa blanca, el traje azul y la corbata gris, eran magníficos.
Sin embargo, fue su rostro lo que más me perturbó.
La única palabra que se me ocurre para definirlo es degenerado.
Tenía la mirada intensa, los labios perfectos y el pelo cuidadosamente revuelto. Esa cara tenía rock. Mucho rock. O por lo menos, lo suficiente como para calificar entre mis estimados “reventaditos”.

La distancia que nos separaba del hotel fueron dos cafés. BIEN cargados.

El tamaño podrá no importar, pero a mi propio corredor de bolsa le agregaba perfección. Y si mal no recuerdo, fue él – o su lengua? - quien me enseñó el verdadero significado de los orgasmos múltiples.

Laburador como pocos, logró escabullirse de sus obligaciones por dos turnos completos, y yo llegué a casa a cualquier hora.

Por supuesto, a él lo esperaba su mujer.

A mí, esos apuntes que suplicaban un poco de atención.


Me saqué un tres en Historia del arte.

Dios bendiga los recuperatorios.

7 comentarios:

El hijo de Jack, el destripador dijo...

Estimada señorita de frondosa imaginación: Siento que mi persona y mi hombría de bien se ven perjudicadas por el pensamiento prejuicioso que ud expone. Que mi padre tenga pasión por el trenzado a cuchillo de chinculín humano no implica que yo, su progenitor, sea también una persona afecta a tan inmunda y homicida actividad. Aún así, le doy la derecha en su segundo pensamiento, aunque no sé como se ha enterado ud que siempre llevo conmigo a mi preciada navaja. Mas eso me sirve para responder a su tercer pensamiento, que más que un pensamiento es un planteamiento dubitativo. Sepa que estoy así de fuertecito porque mis brazos se han tornado a la perfección, llegando a un estado en el que cualquier mujer desearía ser abrazada y acurrucada con mis extremidades, gracias a mi amor por el tallado de madera, labor que no sólo me cultiva como persona, sino que me ha transformado en millonario, dado que mis obras se exponen en museos de importancia como el Louvre de Paris. ¿Y adivine que? Sí, el tallado de madera lo hago con mi preciada navaja. Le pido encarecidamente deje de tomar a este noble artista como un asesino, sólo por filiación. Destripar troncos hasta convertirlos en magníficas obras de arte no me convierte en un homicida.

Lola is searching for fun... dijo...

Le pido disculpas por las molestias ocasionadas, pero las asociaciones libres y ciento por ciento prejuiciosas son de mi mayor agrado.

Hay algo que no puedo negar: ese estilo en la escritura... ciertas palabras... mencionar el tallado de la madera... Mmmmmmm..... Tengo la sensación de que conozco al escritor detrás de este comentario, pero por las dudas, no pienso arriesgarme.

Salvo, por supuesto, que usted se digne a admitir la autoría de tan maravillosa misiva tecnológica. Lo hará?

El mismo de antes dijo...

Claro, usted mancha mi nombre, como mi padre manchaba de sangre la acera, y luego se escapa por la tangente, libremente en sus asociaciones. Igualmente la entiendo, sin conocerla también tengo prejuicios, pienso que ud es una persona adorable. Sin embargo no tengo por qué revelarle mi identidad ya que ya lo he hecho. Nadie anda por la vida dicéndole a Bruno Díaz que cante la posta y diga que es Batman, asi que si no le podemos exigir al ricachón de ciudad gótica, menos pueden hacerlo con mi persona. Ya sabe que soy el hijo de Jack, y eso le bastó para imaginar quien soy. Es suficiente! Y no... No soy un blogger

Lola is searching for fun... dijo...

La frase "No soy un blogger" me ha dejado pensando... Es más: creo haber tratado de convencerlo de que se convierta en uno, recientemente.
Acaso le suena la frase "si no te involucras, shhhhhhhhhhh!!!"?

Aunque quien sabe, tal vez me esté equivocando y sea el mismísimo Gary Oldman quien esté escribiéndome.

Ni Blogger Ni Gary, mucho menos Oldman dijo...

Ud es una persona a la que fácilmente se la motiva a pensar. Que no sea un blogger no es un hecho concreto que normalmente lleve a una persona a dejarla pensando. No intente convencer a un terco animal emocional. Y mucho menos degradarme, que sea mayor que usted no le da derecho a tratarme de Oldman, y muchísimo menos de Gary, nombre que desprende cumbia por cada una de sus 4 letras.

Lola is searching for fun... dijo...

no sé si confiar en sus palabras cuando dice que usted es mayor que yo... si eso es verdad, me acaba de despistar.

Si ,en cambio, la older soy yo, me atrevería a afirmar que su corazón es un tríptico, cuando menos.

Confiese de una vez.
Estaré como "ocupada", pero ando cerquita del querido msn.

Ningún Tri Tri dijo...

¿¡Cómo se atreve usted a partir mi corazón en 3 espejos!? Tríptico es una unidad, ya le explicaré por qué, y ud podrá decir "ahh, mira vos" Mientras tanto persistiré...seguiré siendo un anónimo, no quiero confesionarios al estilo big brother, ni le veo tintes de templo a este blog. No confesaré quién soy...pero si puedo decirle quien no soy. Y no soy un "tri tri" al que ud pueda dividir así nomás