lunes, 28 de junio de 2010

Poetic Sessions I

Había una vez una niña

Que Lola se llamaba

Y de tanto masturbarse

Siempre ojerosa andaba.


Cada fin de semana

con talento lo planeaba

pero su lindo juguetito

Sin pilas se quedaba.


Por eso un día decidió

Que el juguete chico le quedaba

Y nuestra Lola se aventuró

A un sex shop que la extrañaba.


Ahí anda y sigue Lola

Ojerosa como siempre.

Ahora conecta su aparato

A un gran enchufe de 220.


4 comentarios:

Mary Reed dijo...

jaja! genial!!

cat*Nip dijo...

no me jodas!!! esta grandioso tu poema!!!! jajajaja....
que Anis Nin ni que ocho cuartos..

eres mi idolo!

Lola is searching for fun... dijo...

un día me voy a cagar electrocutando y ahi se acabó la poesía

(Damian!?) dijo...

Jajaja me acuerdo cunado entre a ese sex shop gigante de la av corrientes , el de Buttman, y cuando entre la mina me dijo "Estas buscando algo en especial? Por aca tenemos vaginas de goma con las formas de tus actrices porno preferidas"

WTF??????

Como sabia ella cuales son mis preferidas!