miércoles, 16 de junio de 2010

Un viaje de ida

Instituto Rosario Vera Peñaloza.
1998.
Quince años.
Tiempo libre entre el final de día de escuela, y la clase de gimnasia.

A y A, mis mejores amigas del momento, ya ni me soportaban.
Yo no podía dejar de hablar de un tipo que me encantaba.
Un rubio que, por aquel entonces, me parecía hermoso, y por quien batí el record de viajes diarios en bondi. Colectivero, claro.

No había nada que yo deseara más que verlo. Compartir esos diez o quince minutos que separaban mi casa del colegio con él, era todo un privilegio. Y el ritual era siempre el mismo: me subía, me dejaba pasar gratis, mis amigas disfrutaban del mismo beneficio, y me miraba por el retrovisor como si nada. Como si más de treinta personas no estuvieran a su cargo.

Gracias a mi pelotudez temprana, tardé nada en enamorarme, y cantar como una idiota rodeada de ardillas y corazones, bien al estilo Disney.

A estas alturas, decir que mi primer beso fue con él, en su colectivo vacío, a escondidas de un chancho que intentaba rastrearlo, es sólo anecdótico.

La cuestión, hoy, es "UN POQUITO" más sexual.

Una de las tantas veces en que me quedaba con el rubio, y en las que no dejaba de criticar a su supuestamente insoportable esposa, me llevó a los asientos de atrás. Sí: esos que están tooodos juntitos. Nos acostamos sobre ellos.
No. Mejor dicho: me revoleó sobre los asientos, me empezó a morder el cuello, y yo me dejé, feliz.
Transamos. Se sigue diciendo así?

Y en medio del fragor de una lucha que para mi era nueva y para él un embole, me dijo: NO ME LA QUERÉS CHUPAR UN POQUITO?

Ya desde tan chica me tenía que encontrar con tal sutileza?

Usar el diminutivo tenía por misión convencerme más fácilmente?

Exactamente, qué significa "chupar un poquito"?

Creo que no hace falta que les diga que actitud tomé.
Con sólo decirles que nunca más viajé gratis, se podrán dar una idea.

7 comentarios:

Mary Reed dijo...

jaja! Por lo visto, los colectiveros Argentinos son igual de gronchos (se sigue diciendo así?) que los yoruguas.

Por Dió!

Luis dijo...

buen relato. Buen punto en el uso de los disminutivos...

y me quede pensando...¿se sigue diciendo transar?

creo que estamos en esas etapas donde los terminos cambian a otro...el tema es que no se cual es el otro...primer sintoma de que ya esto empezando a ser grande,,,ufa
buen blog

Mal atendida dijo...

JAJAJAJAJA, BUENÍSIMO.

AHORA ME INTERNO UN POCO MÁS EN TU BLOG QUE ME GUSTÓ.

'SOLAMENTE LA PUNTITA', SERVÍA DE ALGO O QUEDABA IGUAL DE CERDO?

BESOS, http://malatendida.blogspot.com :)

(Damian!?) dijo...

Que grande el macho argento como destaca por su delicadeza! Yo creo que es como siempre, ponele que la gente que se morfa la vida y te dice "me comi un sanguchito, unas papitas un heladito" esto es lo mismo me acuerdo que una vez dije algo onda "meterla un poquito"... que boludo! ahora me doy cuenta, capaz suena mejor a que te digan "chupamela toda" eso si es mas groncho jajaja

Lola is searching for fun... dijo...

Mary: gracias por el dato! ya estaba por armar los bolsos y rajar a Uruguay en busca del colectivero perdido.

Luis: yo tengo la misma sensación q vos. Para rematarla, hace dos días mi vieja se me cagó de risa porq me descubrió una cana.

Mal atendida: acabas de invocar una de las frases más repetidas, y creídas de la humanidad. Prefiero pensar que las veces q la "compré" en realidad fue porq quería más q eso. (Sabelo: ya leí tu blog y hay un par de personajes sumamente indeseables a los que quisiera matar: hay q sacar turno o es por orden de llegada?)

Damián: delicadeza. Esa es la palabra. Yo prefiero q me digan la verdad de una. Si me va a doler, avisame al menos así me preparo. Q sé io.

Lolita y El Profesor dijo...

Es que, Lola, si me permite darle una opinión, creo que con un colectivero, usted idealizó a little too much.
¿No le parece?

El Profesor
PD: ¿Cómo es "... un poquito"?

Lola is searching for fun... dijo...

Profesor: OBVIO que lo puse en un pedestal; tenía quince años. Una boluda sin discución. Lo de un poquito aún no ha sido descubierto