jueves, 19 de agosto de 2010

Y el reliverán? Y las balas?

Pocas cosas me producen tantas ganas de vomitar, y de salir con una escopeta a la calle para exterminar a la raza humana, como la gente que aplaude en el cine.

Ahí.
Sí, ahí.
En ese lugarcito entre la vergüenza ajena y el asco, estoy yo, lista para revolearles una granada.
Háganse un favor y dejen de darme motivos.

4 comentarios:

Andre dijo...

JAJAJAJA! cuando voy a ver películas de chicos (léase Madagascar 15 o Mi villano favorito) me dan ganas de aplaudir mientras me río y tiro pochoclos al techo, mientras le grito a mi papá que quiero ver otra peli...pero solo cuando voy a ver películas de chiquitos, son muy contagiosos los mocosos.

AS dijo...

Vos te referís al terinar la película o a modo de festejo, cual reidores de los programas de cable, que dan aliento al conductor?
Extraño cuando aplaudían al final, no le veo finalidad a los aplausos en el medio, ni a los reidores de los programas de cable.
Beso!

Mala Pe. dijo...

Jajajaja taaaaal cual!
Ya lo decía yo el 25 de julio en el post titulado "Detesto de película". VergÜenza ajena. NUNCA entendí a esos hijos de puta. Qué mierda aplauden?
Y ya lo decía yo en mi último post: Todo bien,pero Los aplausos me provocan ganas de cavar un pozo y enterrarme adentro.
Besos Lolita

Levi dijo...

voy a tener cuidado, soy de las que aplauden pero de las que chistan si hacen ruido.